Hacer un safari es uno de los grandes sueños viajeros y, sin duda, el mejor lugar para hacerlo realidad es el continente africano. Entre su gran número de parques nacionales hoy he querido hablaros de la experiencia de hacer un safari en el Parque Nacional de Etosha. Este Parque está situado en Namibia, un país con más de dos millones de habitantes y 8 lenguas oficiales en la costa del Atlántico, y cuyo nombre deriva del nombre del desierto de Namib, el desierto más antiguo en el mundo. El término Namib es una palabra de origen Khoekhoe que significa “lugar vasto”.

safari-etosha-namibia

El Parque Nacional de Etosha cuenta con 22.000 kilómetros cuadrados y está habitado solo por animales salvajes. Hogar de cuatro de los cinco grandes, ya que solo los búfalos de agua están ausentes, Etosha es sorprendente en términos de números de animales y especies. Las estimaciones fluctúan, pero estudios recientes hablan de 20.000 cebras, 7.000 ñus, 5.000 jirafas, 2.500 elefantes y 450 leones, así como leopardos, guepardos, hienas, facóqueros, chacales, avestruces y perros salvajes africanos, las especies de mamíferos más amenazadas de Namibia. Eso sí, por supuesto, sin mencionar los innumerables antílopes como el óryx, el animal nacional de Namibia, el impala o el kudú, que deambulan por las llanuras de Etosha.

safari-namibia-oryx

Tampoco podemos olvidarnos de los rinocerontes. En el Parque podremos encontrar tanto al rinoceronte blanco como al negro. Ambos muy amenazados por la caza furtiva. A esto hay que añadirle también los hermosos paisajes creados por la salina natural de Etosha, una depresión salada de 5000 kilómetros cuadrados de ancho que durante la estación seca se convierte en una especie de espejo blanco y salado perfecto para crear las fotos más espectaculares que te puedes imaginar.

Por eso, y en pocas palabras, un safari en el Parque Nacional de Etosha en Namibia es una de las mayores experiencias de vida salvaje del planeta.

viaje-safari-namibia

Para mí, un safari es siempre un reto personal emocionante y siempre recomiendo prepararse y conocer las respuestas a preguntas como estas: ¿Cómo llegar? ¿Cuál es el mejor momento para ir? ¿Qué tipos de safari hay? ¿A qué zonas debería ir? ¿Recomendaciones?

¡Ojo! Hay que tener claro antes de hacer un safari que el ver animales implica tener tanto algo de suerte como de paciencia, ya que son animales en libertad y, como dicen los guías, verás lo que la naturaleza te regale ver. ¡Suerte!

viaje-safari-etosha

Cómo llegar al Parque Nacional de Etosha

El Parque Nacional de Etosha se encuentra a 4 horas en coche al norte de Windhoek, la capital de Namibia, y es la puerta de entrada para la mayoría de los vuelos internacionales. La conducción es muy fácil, ya que la carretera entre Windhoek y Etosha (Carretera B1) es una de las pocas carreteras asfaltadas del país.

Si quieres hacer una parada en el viaje, Kameldorn Garten, en Ojitiwarango, es un buen lugar para parar y tomar algo. Tienen un bonito jardín en el patio y un buen menú de especialidades locales a precios razonables.

Podrás entrar al Parque a través de una de las 4 vías de acceso, la Andersson Gate en el sur, la Galton Gate en el oeste, la Nehale Gate en el norte o la Namutoni Gate en el este. Las puertas de entrada y del campamento se abren al amanecer y se cierran al atardecer, por lo que dependerá en la época del año que vayas, que será a una hora u otra.

entrada-etosha-safari

El precio de entrada al Parque, para visitantes extranjeros, es de N$80 (4,5€ aprox) por persona y día y de N$10 (0,6€) por coche y día. El alojamiento, claro, aparte.

El Parque Nacional de Etosha puede dividirse en tres áreas de safari:

Parque Nacional de Etosha: Zona Oeste

La Puerta de Galton es la entrada de esta zona del parque y el albergue más típico es el Campamento de las Dolomitas. También hay una zona de acampada: el Campamento Olifantsrus junto a la charca del mismo nombre. Esta zona ofrece bellos paisajes y está menos concurrida que las demás, lo que hace que te sientas a gusto con la magia y la aventura de hacer un safari en Namibia.

Parque Nacional de Etosha: Zona Centro – Sur

La Puerta de Anderson es la entrada principal de esta zona del Parque y el principal albergue es Okaukuejo, cuya característica principal es el hermoso pozo de agua situado en el interior del albergue. Halali es la otra cabaña de la zona, un poco inferior a Okaukuejo, aunque también tiene su propio pozo de agua. La parte central del Parque Nacional de Etosha es la más turística y Okaukuejo es una especie de pueblo con pequeñas tiendas y bungalows.

Parque Nacional de Etosha: Zona Noreste

La Puerta Van Lindequist y la Puerta del Rey Nehale son las entradas de esta zona del Parque y la cabaña principal es Namutoni. También hay un campo ecológico junto a la salina de Etosha: el Campo de Onkoshi. Esta zona del Parque Nacional de Etosha es más parecida a la occidental, pero menos concurrida y un poco más exuberante que la central.

¿Qué zona elegir para hacer un safari en Etosha?

Si quieres disfrutar de tu safari en el Parque Nacional de Etosha sin prisas, debes quedarte al menos 3 días completos en el Parque, uno por cada área. Ten en cuenta que en el Parque Nacional de Etosha puedes moverte de forma autónoma con tu coche desde el amanecer hasta el atardecer y el límite de velocidad es de 60km/h, por lo que es imposible visitar todo el Parque Nacional de Etosha alojándote en un solo lodge. Así que yo siempre recomiendo aprovechar bien la experiencia y dedicar un día a cada zona.

safari-etosha-alojamiento

¿Es mejor quedarse dentro o fuera del Parque Nacional de Etosha?

La respuesta es, sin duda, ¡quedarse dentro de Etosha! De esta manera podrás disfrutar de tu safari hasta el último segundo e, incluso, hacer un safari nocturno. Además, los que elijan la opción de dormir fuera del Parque deben saber que tienen que estar en las puertas de salida al atardecer y no pueden entrar en el Parque antes del amanecer.

Las desventajas de quedarse dentro del Parque Nacional Etosha son, lógicamente, que los lodges son más caros y hay que reservarlos con antelación para encontrar disponibilidad. Y es que Namibia entra cada vez más en la wishlist de los viajeros.

¿Cuál es la mejor época para hacer un safari en Etosha, Namibia?

El Parque Nacional de Etosha tiene dos estaciones. Por un lado está la estación húmeda y, por otro, la estación seca. Por eso, voy a hacer una separación por meses para que podáis verlos mejor:

Entre enero y marzo:

Esta es una temporada de muchas lluvias y es necesario el alquiler de un 4×4 ya que la conducción puede resultar complicada en algunas zonas. Eso sí, podréis encontrar a los animales recién nacidos y a las aves migratorias, especialmente los flamencos, en pleno apogeo.

Entre abril y mayo:

Todavía hay posibilidades de lluvia en abril. El impala y la gacela pueden estar naciendo todavía, pero son unos meses intermedios entre ambas estaciones por lo que habría que mirar mucho las aplicaciones de previsión del clima para prepararse antes del viajar a Namibia para hacer un safari.

Entre junio y agosto:

Es temporada alta en Namibia debido a las vacaciones en los países del hemisferio norte. El Parque se está volviendo más seco y los animales se dirigen a los pozos de agua que quedan casi de forma obligada. Las mañanas y las tardes son frías, pero los días son soleados y calurosos.

De septiembre a noviembre:

Esta es la mejor temporada para la observación de caza. Es el pico de la estación seca antes de las lluvias y los animales se reúnen alrededor de los abrevaderos. Mientras la cebra, el springbok y el impala se juntan para refrescarse y saciar su sed, los leones y los guepardos oportunistas aprovechan para acechar a su presa. Esto crea el ambiente perfecto para una posible acción de caza animal.

safari-etosha-lagunas

Entre diciembre y enero:

En esta época llegan las lluvias para transformar el blanco y seco desierto en un lienzo verde brillante y adornado con flores silvestres. Los animales son juguetones y activos, dando la bienvenida al nuevo pastoreo. Además, los rebaños migratorios regresan a la salina natural, especialmente en las secciones orientales.

Tipos de safari en Etosha, Namibia

Hay diferentes maneras de realizar una experiencia tan única como es un safari. Por eso, hay que elegir la que más se acerque a tu aventura soñada. En el Parque Nacional de Etosha nos encontramos los siguientes formatos de safari:

1. Safari self-drive en Etosha

Etosha es posiblemente uno de los Parques Nacionales africanos mejor diseñados para realizar el safari en tu propio coche. Sus carreteras fáciles de recorrer con casi cualquier vehículo, excepto en la temporada de lluvias (de enero a marzo), cuando las carreteras se vuelven prácticamente intransitables y el 4×4 es una necesidad. Con el self-drive también se puede ser más flexible en cuanto a los a los horarios, el tiempo de estar avistando un animal, los horarios de comidas, los safaris fotográficos…

viaje-safari-namibia-coche

2. Combinación de safari self-drive y guiado en Etosha

Una forma popular y de las más recomendables en Namibia es reservar un safari guiado por profesionales que se conocen el Parque a la perfección. Ellos saben los movimientos más comunes de los animales y están en continuo contacto con otros guías por si alguno viera algo interesante poder comunicarlo al resto. Estos safaris hay que reservarlos con tiempo y se hacen desde el alojamiento en el que te alojes. Si te encuentras dentro del Parque, puedes hacer safari nocturno, que, si no lo has hecho nunca, es una experiencia 100% recomendable.

Así una vez “aprendas” del guía profesional, recomendaciones e información de los distintos sitios, te sientas algo mas preparado para hacerlo con tu propio coche.

safari-namibia-carmen-etosha

3. Combinación de safaris en el Parque Nacional de Etosha y en reservas privadas.

Hay tres reservas privadas en las fronteras de Etosha: Onguma al noreste, Ongava al suroeste y Mushara al sureste. Entre ellas, tienen una gama de alojamientos para safaris que varían en cuanto a su atractivo y grado de lujo para adaptarse a una amplia gama de gustos en materia de safaris: desde alojamientos para familias hasta lo último en exclusivos escondites románticos en Little Ongava, que tiene sólo tres suites encaramadas en una ladera con vistas a las extensas llanuras de abajo.

safari-privado-namibia

4. Safaris en Etosha en reservas privadas.

Las tres reservas privadas y su variedad de alojamientos de lujo están estratégicamente situadas a una distancia fácil de alcanzar del Parque Nacional. Todas estas reservas tienen sus propias áreas de concesión para darte una experiencia de safari bien completa de Etosha en su conjunto. Si prefieres un safari más organizado, sin estrés, en el que te cuiden bien, esta es tu mejor opción.

safari-etosha-viaje-namibia

¿Cuál es el mejor momento del día para hacer un safari Etosha?

En casi todos los Parques, el mejor momento para hacer el safari fotográfico es a primera hora de la mañana. Es en eso momento cuando las temperaturas son más frescas y los leones y leopardos, que han estado cazando por la noche, siguen al acecho o ya se están comiendo a su presa. En este sentido, hacer un safari en Etosha no es diferente, así que… ¡a moverse en cuanto amanezca!

safari-etosha-namibia-viaje

El atardecer es un buen momento para ver a los rinocerontes en los abrevaderos. ¡Una auténtica maravilla!

safari-etosha-rinocerontes

La noche también ofrece buenas oportunidades, ya que los animales salen de la sombra para alimentarse en las llanuras abiertas o para tomar un trago de agua. También iluminan varios abrevaderos para que la visita no se detenga cuando se ponga el sol.

En la estación seca, el Parque Nacional de Etosha tiene una excelente vida animal en pleno calor del día. Este fenómeno es bastante único gracias a la abundancia de abrevaderos. Grandes manadas de cebras, springboks, impalas y óryx se unen a las avestruces, jirafas y elefantes que intentan refrescarse y saciar su sed. Puedes simplemente conducir hasta uno de ellos, sentarte allí y observar el constante desfile de animales que se dirigen hacia allí. ¡Muy recomendable!

safari-etosha-cebras-ñus

Por eso, y a diferencia de muchos otros parques africanos, un safari en el Parque Nacional de Etosha es una experiencia de todo el día, especialmente si se realiza durante la estación seca.

Lo que realmente diferencia a Etosha de otros destinos de safari es que no está tan masificado. Para mí, es un lujo estar conduciendo prácticamente solo por los caminos en busca de animales y estar observándolos sin estar rodeado de multitud de 4×4. Y, justamente, es eso lo que hace de Etosha una de las mejores experiencias que vivir en Namibia. Además, a esto se le añade que es el destino perfecto para los que quieren sentir la libertad y aventura de conducir por primera vez dentro de un Parque Nacional en busca de animales.

Por último, un safari a Etosha no deja de ser un viaje a Namibia, uno de los destinos más impresionantes para mi. Por eso, es una combinación de paisajes desérticos que quitan el hipo, desde el desierto más antiguo del Namib con las dunas rojas más altas de la Tierra, pasando por Sandwich Harbour y sus dunas en pleno Mar Atlántico o por el desierto de Kalahari, hasta llegar a la zona de Damaraland, con esas carreteras escénicas, o hasta el imponente Fish River Canyon, el segundo cañon más grande del mundo.

Porque al final, un viaje de safari a Namibia se acaba convirtiendo en una experiencia de lo más completa. Y tú, ¿te dejarías enamorar por este destino tanto como yo?

BANNER-SolicitaPresupuesto-contenido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here