¿A quién no se le representa en la cabeza una extensa playa de aguas turquesas y arena blanca cuando piensa en las vacaciones de verano únicas? No, ¡no te confundas!, hoy no vamos a hablarte del Caribe sino de un auténtico paraíso terrenal. Y es que viajar a la Polinesia francesa es, literalmente, soñar despierto. Por eso, y para ayudarte en la difícil decisión de elegir, te contamos cuáles son las mejores islas de la Polinesia y qué hace especial a cada una de ellas. Así que, si estás buscando el paraíso ¡es por aquí!:

1. Tahití

¿Sabías que viajar a la isla de Tahití en llegar a la puerta de entrada a la Polinesia Francesa? Es la más grande de todo el archipiélago y el punto de partida de cualquier camino que conduzca al resto de islas. Observa cómo el verde del suelo se funde con el azul del mar hasta terminar perfilando, suavemente en las alturas, ¡un ardiente cielo anaranjado! Tahití no es una isla; ¡son dos volcanes inactivos que se abrazan discretamente! Por eso, aquí las playas son de arena blanca o negra. Vamos, ¡que no existe el término medio! Tú ¿con cuál te quedarías?

viaje-polinesia-francesa-tahiti

2. Bora Bora

Uno de los viajes de lujo más soñados es, sin duda, la isla de Bora Bora. Y es que no es para menos. ¡Este trocito de paraíso alberga en su interior el lago más hermoso del mundo entero! Un viaje a la isla de Bora Bora te introduce en un paraíso tricolor en el que el azul del mar, el verde de la vegetación y el rojo de los atardeceres y las flores de hibisco que crecen en las proximidades de los volcanes llenan de color las vacaciones de cualquiera. ¿Te atreves a nadar al ritmo de las tortugas marinas?

viaje-polinesia-francesa-bora-bora

3. Moorea

Un exquisito olor afrutado inunda el aire de la isla convirtiéndola en la más tropical de la Polinesia Francesa. No te puedes ir de una de las mejores islas de la Polinesia sin ascender al mirador de Toatea, desde el que se aprecian la playa de Temae y las montañas de la vecina Tahití; sin avistar a las ballenas salvajes o pasear entre los puestos del mercado de Pao Pao. ¿Te atreves a dar de comer a los tiburones? ¡Aquí lo imposible se hace realidad!

viaje-polinesia-francesa-moorea

4. Tetiaroa

Marlon Brando se enamoró tanto de la Polinesia Francesa durante su rodaje de la película «Rebelión a bordo», que terminó comprando este trocito del Edén llamado Tetiaroa. Claro que no fue el primero ni el último que se dejó sorprender por esta porción de paraíso en Tierra. Y es que Tetiaroa había pertenecido antes, ni más ni menos, que a la familia real de Tahití. ¡Quizás es el momento de viajar a Tetiaroa y que seas tú el que se sienta como un rey!

viaje-polinesia-francesa-tetiaroa

5. Islas Marquesas

¿Imaginas viajar a ningún lugar? Suena a locura, ¿verdad? Pues eso es lo que encontrarás en un viaje a las Islas Marquesas, una belleza de locos y ¡el archipiélago más alejado de todos los continentes y rutas marítimas que te puedas imaginar! De sus doce islas tan solo seis están habitadas. Vamos, que es todo un paraíso exclusivo rodeado de naturaleza salvaje, montañas volcánicas y ¡cascadas de película!

viaje-polinesia-francesa-islas-marquesas
BANNER-SolicitaPresupuesto-Experiencias

6. Tuamotu

¿Sabías que Magallanes descubrió este archipiélago por casualidad cuando navegaba alrededor del mundo? Así es, el famoso explorador dio, por pura coincidencia, con este paraíso circular formado por 77 atolones. Las islas de Rangiroa, Tikehau y Fakarava son las más exuberantes de todas y las que poseen un mayor valor ecológico. Sin duda, unas de las mejores islas de Polinesia. Y es que a ninguna de las 77 le faltan sorpresas: desde delfines hasta tiburones pasando por auténticas perlas negras cultivadas minuciosamente por los tahitianos. Aunque para perla, ¡estas islas perdidas del Pacífico!

viaje-polinesia-francesa-tuamotu

7. Taha’a

¡No hace falta que metas el frasco de colonia en la maleta! En esta isla el aire arrastra el olor de los cultivos de vainilla llenando hasta el último rincón de Taha’a de un delicioso aroma dulzón. Esta pequeña flor del Índico es todo un regalo para los sentidos que invita desde el primer momento a viajar en la Polinesia francesa… ¡rumbo a la más absoluta desconexión!

viaje-polinesia-francesa-tahaa

8. Maupiti

Si por algo destaca esta isla es por ser uno de los destinos menos concurridos del mundo. ¡Su estado natural se mantiene intacto! Con inmensas crestas rocosas y enormes lagunas jade, esta isla de la Polinesia parece haber sido diseñada para tomar en ella la fotografía ideal. No puedes pasar por Maupiti sin cruzar el paso de los tiburones bebé, un camino que te permite caminar viendo aletear a los pequeños tiburones entre el coral cuando baja la marea: ¡una imagen que no olvidarás en la vida!

viaje-polinesia-francesa-maupiti

9. Tikehau

Aquí la gente es especialmente feliz, pero ¿cómo no serlo en una isla donde abundan la amabilidad, los jardines y los peces de colores? Este pueblo de pescadores ha sido considerado uno de los lugares más bonitos de la Polinesia Francesa, con su naturaleza virgen y sus preciosas playas de arena rosada: ¡te quedarás tan hipnotizado por ellas como los antiguos marineros con el canto de las sirenas!

viaje-polinesia-francesa-tikehau

10. Manihi

¡Manihi es un sueño tropical hecho isla! Hogar de la primera granja de perlas de Tahití, evoca con sus aguas color turquesa esa imagen que todos, alguna vez, hemos tenido del paraíso en su sentido más espiritual. Esta isla de la Polinesia Francesa te demuestra que para entrar en el cielo no hace falta morir. ¿Te vienes a descubrirlo?

viaje-polinesia-francesa-manih

Todos necesitamos escapar del mundo de vez en cuando y, después de vivir una pandemia, no hay nada como un viaje a las mejores islas de la Polinesia Francesa para hacerlo. Báñate en sus lagos esmeralda, toma el sol sobre sus playas de arena rosada y deja que los delfines te indiquen el camino. ¿Preparado para poner el paraíso a tus pies?

BANNER-SolicitaPresupuesto-Experiencias

2 Comentarios

  1. Muy práctico el listado. No falta ninguna de las que yo considero de interás, desde las turísticas como Bora Bora hasta Maupiti, que no tiene nada que envidiar a bora bora (en lo referente a playas), pero con el extra de que es totalmente salvaje y natural.

    • Toda la razón 🙂 La verdad es que la Polinesia francesa es un paraíso al que estamos deseando volver. ¡Muchas gracias por leernos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here