¿A quién no le gustaría vivir en un eterno verano? Huir del invierno para poder disfrutar del sol y el calor en playas de la otra punta del planeta, relajarse, ver especies únicas en el mundo, admirar arrecifes de coral infinitos, probar la gastronomía típica de allí donde viajas… Y siempre, con la compañía infalible del sol. Por eso, nosotros te proponemos cuatro destinos situados en el hemisferio sur para viajar a un verano austral del que todos queremos disfrutar. ¡Allá vamos!

1. Tanzania

Un viaje a Tanzania, al mismísimo corazón de África, es algo que se te quedará grabado para siempre en la retina. El hecho de estar situado cerca del ecuador hace que el clima sea templado durante todo el año. Y es que siempre es un buen momento para hacer un safari en Tanzania. Rastrear fauna salvaje en el Parque Nacional del Serengeti, al mismo tiempo que el paisaje te envuelve en un ambiente sacado de las mejores películas, mientras disfrutas de un atardecer infinito de colores rojizos y anaranjados. ¡Es un sueño hecho realidad! Pero si hay algo que ver en Tanzania es el Cráter de Ngorongoro. El lugar más pequeño donde se concentran los cinco grandes de África, rodeados de un paisaje variado, de tierras volcánicas, con bosques, sabanas o incluso marismas. Un safari por el Cráter de Ngorongoro es una experiencia única e irrepetible. ¡Es un auténtico edén!

viaje_tanzania

La belleza del monte Kilimanjaro, el punto más alto de África, es abrumadora. Sus cumbres nevadas pertenecientes a un antiguo volcán, mezclándose con la sabana africana, es un espectáculo extraordinario. La visita a uno de los lagos más extensos y profundos de África, el Lago Tanganika, tampoco pueden faltar. ¿Qué mejor forma de terminar el viaje a Tanzania que en sus islas con playas de arena blanca y agua cristalina? Relajarse en las islas de Zanzíbar es un lujo: sus mágicas puestas de sol, sus playas de ensueño o su mercado de especias. También puedes conocer Stone Town, su ciudad de piedra, o incluso nadar con delfines. ¿Vas guardando el bañador en la maleta para viajar a Tanzania?

2. Papúa Nueva Guinea

Sobran las razones para viajar a Papúa Nueva Guinea. Una isla paradisíaca del Pacífico donde los arrecifes de coral, los volcanes y las playas idílicas están por todas partes. Papúa Nueva Guinea es uno de los destinos más enigmáticos; uno de esos a los que casi no llega el turismo. ¡Un paraíso desconocido! Está situada en el Mar del Coral, que recibe su nombre por albergar la Gran Barrera de Coral, el arrecife de coral más grande del mundo. Este país posee un gran ecosistema submarino al mismo tiempo que una gran variedad de especies acuáticas. ¿Te apuntas a hacer submarinismo en uno de los lugares más idóneos para ello?

Papúa_Nueva_Guinea

Las playas de Papúa Nueva Guinea son un idílico paraíso por descubrir y donde hacer snorkel, admirar las diferentes especies de coral o deslizarse por sus aguas cristalinas haciendo surf. ¡Un paraíso en mayúsculas! La Bahía de Milne es la cumbre de las playas de ensueño. Además de sus playas, esta bahía alberga increíbles cascadas escondidas y montes bañados por selvas tropicales. Podrás admirar sus variadas especies de aves o visitar sus pueblos e islas. Visitar Papúa Nueva Guinea es una experiencia inimitable. Esta tierra de volcanes, con más de 60, algunos de los más activos del Pacífico, también te ofrece posibilidad de hacer senderismo al monte Wilhelm, el punto más elevado de Oceanía o a Kokoda Track, una ruta de 96 kilómetros que cruza el país a través de una selva tropical. Esta es una experiencia que, desde luego, ¡no está hecha para cualquiera! ¡Aquí el eterno verano existe! ¿Te animas a ser uno de los pocos en disfrutar de este paraíso desconocido?

3. Uruguay

Uruguay es el país más pequeño de Sudamérica y, a pesar de eso, tiene infinidad de lugares, rincones y paisajes que ver. El eterno verano de Uruguay se da en los meses de diciembre a marzo, así que, si quieres disfrutar de un verano austral, estos meses son los mejores para hacerlo. Cabo Polonio es la joya de Uruguay. Es allí donde se unen la tranquilidad, las olas, sus increíbles puestas de sol y el viento creando una atmósfera zen. ¡Te dará la sensación de haber llegado al fin del mundo! Está rodeado de rocas de miles de formas y tamaños que crean un paisaje único. Y la Colonia del Sacramento también es una parada obligatoria. Callejear por su barrio histórico con calles empedradas, admirar los edificios de carácter colonial o sus atardeceres anaranjados es una experiencia mágica. ¡Tiene muchas leyendas y secretos que descubrir!

viaje_uruguay

Montevideo, la capital de del paisito, es mucho más que fútbol y mate. La Plaza de la Independencia, el corazón de la ciudad, marca el límite entre el centro y la Ciudad Vieja, una zona ideal para recorrer paseando tranquilamente, disfrutando de los edificios, como el maravilloso Teatro Solís, que cuando el sol baña su fachada repleta de columnas es todo un espectáculo. Disfrutar de una tradicional parrillada de su Mercado del Puerto, pasear por las calles y casas de colores del barrio Reus, merendar en las terrazas de las cafeterías mientras pega el solecito o pasear por La Rambla que rodea la costa del Río de Plata es una bonita sorpresa. Bañarse en las playas de Punta del Este, con la gigantesca escultura de la mano saliendo de la arena, la playa de Punta del Diablo o la Barra de Valizas, donde las infinitas dunas y los restos de barcos que naufragaron están muy presentes. Un lugar alejado y de ambiente relajado que por la noche regala cielos estrellados. ¡Una maravilla! ¿Te vas a perder un viaje a Uruguay?

4. Chile

¿Viajar a Chile en diciembre? ¡Claro que sí! Este destino tiene miles de posibilidades para aprovechar el verano austral. Desde visitar sus miles de museos, comer en los mejores restaurantes locales o admirar sus majestuosos edificios. Santiago de Chile, la capital, está rodeada por los Andes y la Cordillera de la Costa Chilena y por sus montañas inundadas por la nieve. En la Plaza de Armas, centro histórico de Chile y kilómetro cero de la ciudad, se encuentran la Catedral de Santiago y el Museo Histórico Nacional, dos de los edificios más importantes de Santiago de Chile. Un paseo por la Casa Colorada o disfrutar de las maravillosas vistas de la ciudad desde el mirador del Cerro de Santa Lucía no pueden faltar. Perderse por las coloridas calles del barrio más bohemio de Bellavista, donde reinan sus galerías de arte y sus restaurantes exquisitos también merece mucho la pena. ¡Los restaurantes son una delicia! Santiago es una de las ciudades con la mejor gastronomía del continente, así que hacer un pequeño tour gastronómico en la capital es una apuesta segura.

Viaje_Chile

Sea lo que sea lo que te guste, lo encontrarás aquí y es que hay mil cosas que ver en Chile. Recorrer San Pedro de Atacama, un lugar árido situado en el Desierto de Atacama, donde encontrarás géiseres, valles, lagunas, una reserva natural de flamencos… ¡cómo no vas a ver algo así! Visitar el Parque Nacional Lauca es trasladarte a un mundo aparte. Recorrer este parque mientras admiras sus impresionantes campos de lava, sus lagunas y bosques o sus laderas, al mismo tiempo que las llamas, los pumas, zorros o sus más de cien especies de aves te saludan es una experiencia inigualable. La Isla volcánica de Pascua y sus famosos moáis o la ciudad portuaria de Valparaíso donde se encuentra la casa donde vivió Pablo Neruda, ahora convertida en museo, tampoco pueden faltar. El verano austral es la mejor época para viajar a Chile. ¿Vienes a perseguir el eterno verano a Chile?

El calorcito se disfruta más todavía si pensamos en el frío que tiene que estar haciendo en la otra punta del planeta. Además de estos lugares, te proponemos otros 5 destinos para huir del frío del invierno. Así que ya sabes, si lo tuyo es el verano y te has imaginado en alguno de estos destinos, ve programando tus próximas vacaciones y haciendo la maleta, porque el viaje al verano austral te está esperando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here